DECRETO FORAL 91/2006, de 18 de diciembre, por el que se crea la Oficina de Atención a la Inmigración.

Sección:I - Comunidad Foral de Navarra
Rango de Ley:Decreto foral
 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO

DECRETO FORAL 91/2006, de 18 de diciembre, por el que se crea la Oficina de Atención a la Inmigración.

El fenómeno sociodemográfico provocado por los flujos migratorios está manifiestamente presente en todos los países de la Unión Europea, significativamente en España y, por tanto, también en la Comunidad Foral de Navarra, representando un reto y una oportunidad para las sociedades avanzadas y para sus Administraciones Públicas. Como consecuencia, nos encaminamos hacia una sociedad multiétnica y multicultural, donde la diversidad de orígenes de sus miembros plantea importantes desafíos en los que es necesario un trabajo colectivo, ilusionado y positivo, para afrontar la resolución de los problemas y consolidar avances en el desarrollo de unas vías que conduzcan a la plena integración de los inmigrantes en la sociedad navarra.

En Navarra, desde el Gobierno de Navarra y desde la sociedad en su conjunto, hace años se está trabajando en torno al fenómeno migratorio. A través de los distintos Departamentos del Gobierno de Navarra, liderados y coordinados desde el Departamento de Bienestar Social, Deporte y Juventud, se vienen impulsando actuaciones en esta materia. El instrumento clave de apoyo a las políticas en materia de inmigración es el Plan para la Integración Social de la Población Inmigrante, aprobado por Acuerdo de Gobierno de Navarra de 25 de junio de 2001 y por la Comisión de Asuntos Sociales del Parlamento de Navarra el 9 de octubre de 2002.

Dicho Plan se articula en torno a cinco grandes áreas: a) Inserción Laboral, Regularización y Formación; b) Vivienda; c) Salud; d) Educación y e) Acogida, Promoción Comunitaria, Sensibilización Social y Atención de los Servicios Sociales. De acuerdo a ellas, se establecieron los indicadores que posibilitan el seguimiento del referido Plan.

De otra parte, resulta muy significativo que cada vez sea mayor el número de personas que inician su proceso migratorio, empujados por relaciones personales o familiares o porque descubren expectativas de trabajo en el lugar de destino. El empleo es fundamental ya que, además de ser la principal vía para la satisfacción de las necesidades básicas, constituye un espacio para el reconocimiento y la interrelación social. Desde el año 2000, se ha vivido un importante proceso de integración sociolaboral, de la mano de la mejora de las condiciones de vida y de trabajo de quienes eligen la Comunidad Foral como destino de su proyecto migratorio. En este contexto, todas las entidades públicas deben seguir trabajando para que esta mejoría siga produciéndose, facilitando, en la medida de lo posible, el acceso de estas personas al empleo, como factor determinante de la integración e incorporación social plena.

No debemos olvidar que, según las estadísticas disponibles, la gran mayoría de los inmigrantes mayores de 16 años cuentan con una formación de bachiller o formación profesional, siendo muy pequeño el porcentaje de analfabetos en el inicio de su proyecto migratorio. Por ello, en nuestra mano está que dichos procesos formativos no queden truncados al cambiar de país, lográndose en este ámbito una adecuada integración en la sociedad de acogida.

En este sentido, desde el Gobierno de Navarra se considera necesario seguir trabajando en la línea ya trazada en el Plan para la Integración Social de la Población Inmigrante, sensibilizando a la sociedad de acogida, para que las personas inmigrantes se sientan respetadas y valoradas, y desde el esfuerzo colectivo se hagan desaparecer sentimientos de discriminación que si bien no se encuentran extendidos, deben ser prevenidos y abordados desde la información, formación y sensibilización.

Es por ello, que una política de inmigración seria y rigurosa no se debe limitar exclusivamente a la gestión en los procesos de regularización y al control de los flujos migratorios, sino que es necesario articular también los mecanismos necesarios para alcanzar un doble objetivo: acabar con las situaciones de irregularidad y responder a las necesidades reales de la demanda de trabajadores.

La sociedad navarra...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA